Grupo de Caritas Parroquial de N.S. de Lourdes – Valencia

iglesiafavicon¡Hola a tod@s!

Somos un grupo de voluntarios, actualmente siete, que si nos preguntasen cómo ha sido,  cómo estamos aquí, no sabríamos decir.

Algo nos impulsó a meternos como voluntarios y a seguir. Al principio, parecía como ir a una mina de carbón a trabajar y una vez acabada la jornada de trabajo, quitarse la ropa lavarse e intentar olvidarse de lo realizado, liberarse de las preocupaciones de los “otros”. Ya está, ya he cumplido.

Eso va cambiando y ahora llevamos la ropa de trabajo puesta toda la vida. De ser algo ajeno a nosotros, se convierte en el día a día. A partir de ese momento, empezamos a sentir una cierta impotencia. ¡Esto no hay quien lo arregle!

Seguimos. ¿por qué? ¿qué sentido tiene?

Siguiendo a Darío Mollá (sj) [Espiritualidad en la acción social], ahí empieza la vocación. Trabajamos con las víctimas de la sociedad y es un don que, si lo hemos recibido y sabemos acogerlo, cuidarlo y hacerlo crecer, se convierte en uno de los mayores dones que se nos puede dar en la vida. Lo sentimos así y nos sentimos unos
privilegiados, abrumados por el misterio de haber recibido y seguir recibiendo cada día algo tan valioso sin que hayamos hecho nada por nuestra parte para recibirlo.

Cuando nos asaltan dudas sobre nuestra labor, aparece un impulso interior que nos hace “empujar” hacia adelante. Abandono implica disponibles, sin saber qué va a ocurrir, y la fuerza de Jesús a través del Espíritu se traduce en Fortaleza, que es paciencia en algunos momentos, capacidad para compartir los padecimientos de los que queremos ayudar.

Otras veces es perseverancia, esperanza…

Esta fortaleza no es voluntarismo, es un don que vivimos cuando deseamos servir, cuando nos encontramos cara a cara con el otro, cuando intentamos ser lo más honestos posible.

En fin, hemos necesitado la sabiduría de otra persona para poder explicar lo que bulle en nuestro interior, pero es así y esto nos hace crecer y vivir más en comunión con nuestro prójimo. Sin querer, sin saber cómo, pero así es.

Grupo Caritas Parroquial de N.S. de Lourdes – Valencia

La misión de Caritas

Caritas comparte la misión de la Iglesia católica en su servicio a los pobres y promueve la caridad y la justicia social en el mundo.

Uno de los aspectos de nuestra doctrina católica es aquel de ver al prójimo necesitado como a Cristo así como Él mismo dijo en su permanencia en ésta dimensión terrenal. Todos los Santos tienen en común el hecho de haber obrado la Caridad al prójimo y el perdón para todos y esto es también el objetivo de Caritas.

Caritas no es una ONG sino es una Misión. La Misión se caracteriza para tener una base de Fe en Cristo, verdadero hombre y verdadero Dios, que da sentido a todas nuestras acciones y también a las pruebas de la vida y al sufrimiento que, inevitablemente, hace parte de nuestra dimensión humana.

No es ayudar por ayudar sino es construir, con la Fe, un mundo armonizado en la Energía de Amor que procede de Dios y que todo mueve. Siguiendo a Dios, testimoniando con la Caridad y las acciones lo que es el Amor de Dios, compartimos juntos a los hermanos necesitados la experiencia de Jesús en medio de nosotros que es la verdadera Via, Verdad y Vida. Sólo así, entre todos, lograremos sembrar las semillas que pueden hacer de nuestro mundo, un mundo mejor.

La fe en acción

Nos inspiramos en el Evangelio y la doctrina social de la Iglesia católica, así como en la esperanza de las personas que viven en la pobreza, para responder a las catástrofes humanitarias, promover el desarrollo integral humano y combatir las causas de la pobreza y la violencia. Animamos a las comunidades católicas y a todas las personas de buena voluntad a la solidaridad, con sus hermanos y hermanas que sufren en todo el mundo.

La respuesta de emergencia

Caritas responde a las crisis humanitarias, como las catástrofes naturales, los conflictos y las consecuencias del cambio climático. Salvamos vidas, aliviamos sufrimientos, ayudamos a reconstruir medios de sustento y comunidades a largo plazo. Queremos que las mujeres y los hombres de las comunidades más pobres y vulnerables puedan sobrevivir y recuperarse de las crisis humanitarias, para vivir en un medio ambiente seguro y protegido.

Transformar vidas

Caritas promueve el desarrollo integral humano, de manera que las mujeres y los hombres de las comunidades más necesitadas sean libres de prosperar y vivir dignamente en paz, en un medio ambiente cuya gestión sea responsable y sostenible, por el interés de toda la familia humana.

Queremos un mundo mejor

Caritas quiere un mundo en el que la voz de los pobres sea escuchada y haya respuesta a sus reivindicaciones, un mundo en el que las mujeres y los hombres de las comunidades más pobres y desventajadas puedan influir en los sistemas, las decisiones y los recursos que les afecten, viviendo administrados por gobiernos, instituciones y estructuras mundiales que sean justos y responsables.

Nuestra Parroquia N. S. de Lourdes, también comparte con toda Caritas, la preocupación de tantas familias en Valencia, que viven en la pobreza a causa de la crisis económica que ha padecido España. Por eso es plenamente activa en ayudar, en cuanto es posible, las familias necesitadas. Pero Caritas de N.S. de Lourdes necesita también la oración de toda la comunidad parroquial para sostener a éstas familias porque allá donde no llega el hombre, llega Dios. Estamos iluminados por Dios pero nuestros espíritus necesitan abrirse para ver las cosas claramente, para entender lo que realmente tiene valor en nuestra dimensión. Orar para las familias necesitadas es fundamental para que Caritas logre sus objetivos y para que mucha gente que tiene posibilidad económica para ayudar, sea inspirada por el Espíritu de Dios y encuentre la forma de dar un trabajo a quien no lo tiene.

Que así sea.