Misioneros de la Misericordia

Los Misioneros de la Misericordia son sacerdotes a quien Papa Francisco ha dado la autoridad de perdonar también los pecados que están reservados a la Sede Apostólica para que quede evidente la amplitud de su mandato.

Serán signos vivos de cómo el Padre acoge cuantos están en busca del perdón porque ellos deberán ser artífices de encuentros cargado de humanidad, liberación del alma, responsabilidad y comprensión para superar los obstáculos y para que, cuantas más personas retomen la vida con un nuevo sentido.

Escribe Papa Francisco:

“Mi invitación a la conversión se dirige con mayor insistencia a aquellas personas que se encuentran lejanas de la gracia de Dios debido a su conducta de vida. Pienso en modo particular a los hombres y mujeres que pertenecen a algún grupo criminal, cualquiera que éste sea; a todas las personas promotoras o cómplices de corrupción. La corrupción es una obstinación en el pecado que pretende sustituir a Dios con la ilusión del dinero como forma de poder.
Por vuestro bien, os pido cambiar de vida. Os lo pido en el nombre del Hijo de Dios que si bien combate el pecado, nunca rechaza a ningún pecador. No caigáis en la terrible trampa de pensar que la vida depende del dinero y que ante él todo el resto se vuelve carente de valor y dignidad. Es solo una ilusión”.

b. Di Sipio