¿Qué es la Liturgía?

El término “Liturgia” procede del griego (leitourgia) y, en general, quiere decir “servicio público”, entendiéndose como el servicio ofrecido por uno o más individuos a la comunidad. Hoy en día éste término se usa solo en el sector de la Iglesia para designar todo el conjunto de la oración pública de la Iglesia y de la celebración sacramental.

El Concilio Vaticano II en la “Constitución sobre la Liturgia” nos presenta un tratado amplio, profundo y pastoral sobre el tema. “La Liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella, los signos sensibles significan y cada uno a su manera realizan la santificación del hombre, y así el Cuerpo Místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro. En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia, cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia” (SC 7).

En otras palabras, la Liturgia es la celebración de la acción sacerdotal de Cristo que ha dejado a sus Ministros el deber de pasar el testigo de Su muerte y Resurrección desde la última cena hasta el fin de todos los tiempos terrenales (el día del Juicio). Es el testamento de Cristo que quiere salvarnos a través de Su Cuerpo y Su Sangre, realmente presentes en el Pan y en el Vino una vez que la consagración haya tenido lugar. Cuerpo y Sangre son el antídoto a las consecuencia que el pecado original dejó en nuestra alma y sirven para que nuestro espíritu pueda más fácilmente “sintonizarse” con Dios y mantener el enlace con Él para estar en paz consigo mismo y con los demás, en armonía con todas las cosas.

Sobre la Liturgia hay que destacar los siguientes puntos:
1.-Es el ejercicio del sacerdocio de Cristo. Es decir, en la Liturgia, Cristo actúa como sacerdote, ofreciéndose al Padre, para la salvación de los hombres. Así como dejó su Testamento en la última cena.

2.-Los signos sensibles realizan la santificación de los hombres en lo que quieren decir. Por ejemplo, el agua en el Bautismo significa y realiza la purificación y es principio de vida, el pan en la Eucaristía alimenta el espíritu del hombre.

3.-En la acción litúrgica, Cristo y los cristianos, que forman el Cuerpo Místico, ejercen el culto público.

4.-Es la acción sagrada por excelencia, que ninguna oración o acción humana puede igualar por ser obra de Cristo y de toda su Iglesia y no de una persona o un grupo. Para asimilar mejor los conceptos que nos revelan la importancia de la liturgia, citamos otro texto del Concilio:
“La Liturgia es la cumbre a la que tiende la actividad de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de
donde mana toda su fuerza”.