NOVENA A NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

ORACIÓN INICIAL

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, creador y redentor mío, por ser Vos quien

sois, y porque os amo sobre todas las cosas, a mí me pesa de todo corazón haberos ofendido, y

propongo firmemente nunca más pecar, confesarme, cumplir la penitencia que me fuere

impuesta y apartarme de todas las ocasiones de ofenderos. Os ofrezco mi vida, obras y

trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y confío en vuestra bondad y misericordia

infinita me los perdonaréis por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte, y

me daréis gracia para enmendarme y para perseverar en vuestro santo servicio hasta el fin de

mi vida. Amén.

ORACIÓN FINAL

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, creador y redentor mío, por ser Vos quien

sois, y porque os amo sobre todas las cosas, a mí me pesa de todo corazón haberos ofendido, y

propongo firmemente nunca más pecar, confesarme, cumplir la penitencia que me fuere

impuesta y apartarme de todas las ocasiones de ofenderos. Os ofrezco mi vida, obras y

trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y confío en vuestra bondad y misericordia

infinita me los perdonaréis por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte, y

me daréis gracia para enmendarme y para perseverar en vuestro santo servicio hasta el fin de

mi vida. Amén.

DÍA PRIMERO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN. Reina Inmaculada que, apareciendo personalmente cual majestuosa Señora en la

gruta de Lourdes, honrasteis con vuestra benigna mirada y con la comunicación de vuestros

secretos a la pobre y enfermiza Bernardita, tanto menos estimada de los hombres por la falta

de toda cultura, cuanto más acepta a Vos por el candor de su inocencia y el fervor de su

devoción; obtened para nosotros la gracia de que, poniendo siempre nuestra gloria en

hacernos gratos al Señor con una vida enteramente conforme a nuestros deberes, nos

hagamos al mismo tiempo merecedores siempre de vuestras especiales bendiciones. Amén

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA SEGUNDO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

 ORACIÓN: ¡Oh Virgen de Lourdes, escogida por Dios para ser Madre de Jesús, Tesorera de las

divinas gracias, refugio y abogada de los pecadores! Postrado humildemente a vuestros pies os

suplico seáis mi guía y salud en este valle de lágrimas, porque nada puedo ni debo hacer sin

Vos. Alcanzadme de vuestro divino hijo el perdón de mis pecados, la perseverancia en el bien y

la salvación de mi alma, para ser eternamente feliz y dichoso en vuestra dulce compañía en las

mansiones da la gloria. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA TERCERO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN. ¡Oh Virgen de Lourdes y Madre mía, vida y esperanza de los huérfanos, áncora de

los náufragos, salud de los enfermos y consuelo de los que agonizan y mueren! ¡Oh Madre

mía! Después de Dios, Tú eres y serás. mi única esperanza en las tentaciones y peligros, en la

vida y en la hora de mi muerte. No me dejes, ¡oh María! Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA CUARTO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN: ¡Oh Virgen purísima de Lourdes, vida de mi alma, alivio de mis penas, suavidad y

dulzura de mis aflicciones! A las puertas de vuestro corazón, ¡oh Madre mía!, llama este

pecador enfermo, cuyo dolor, en este momento, es tan grande como sus pecados;

compadeceos de él, no le desechéis, miradle con ojos de compasión. Sanadle, como Jesús a los

leprosos. Curadme para que alabe a Dios eternamente. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA QUINTO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN: ¡Oh Virgen de Lourdes y Reina de los ángeles, en cuyos ojos centellea la fe que

abrasa vuestro espíritu! Enseñadme a creer; pero a creer obrando, porque la fe sin obras es

muerta; y llenos de creyentes, que no obraron conforme a sus creencias, están los calabozos

del infierno. Ayudadme a creer la palabra divina y a obrar como Dios y la Iglesia me mandan

creer y obrar; pues la fe es luz y antorcha que ilumina mi alma y la conduce por la senda de la

eterna bienaventuranza. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA SEXTO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN: ¡Oh Virgen de Lourdes y Virgen de las vírgenes, azucena candidísima, tórtola

inmaculada, paloma sin hiel! Vos, que fuisteis concebida sin pecado; Vos, que tanto amáis la

castidad y tanto queréis a vuestros hijos, tened compasión de mí y libradme de esta ponzoñosa

concupiscencia que me sumerge en un mar de pecados. Alcanzadme de vuestro Hijo la gracia

de la castidad para vivir en la tierra como los ángeles del cielo. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA SÉPTIMO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN: ¡Oh Virgen de Lourdes y soberana Emperatriz de los cielos, que, por amor a la

pobreza, os sujetasteis a todas las privaciones y escaseces de los pobres de espíritu!,

enseñadme a despreciar las demasías y regalos, e inspiradme amor y compasión a los pobres

para conseguir con la limosna el reino de los cielos. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA OCTAVO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN: ¡Oh Virgen de Lourdes, ejemplar sublime de obediencia, que hacíéndoos esclava del

Señor y humillándoos hasta vivir sin propia voluntad, merecisteis os llamasen bendita todas las

generaciones! Enseñadme y ayudadme, como a la niña Bernardita, a ser obediente hasta la

muerte, porque la obediencia es mejor que los sacrificios, y el que sigue obedeciendo a Dios

conseguirá llegar hasta el cielo. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

DÍA NOVENO

Por la señal… Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN: ¡Oh Virgen de Lourdes, Reina de los mártires y consuelo de los afligidos! Por la

heroica paciencia que resplandeció en todos los actos de vuestra vida mortal, desde Belén al

Calvario, desde la Profecía de Simeón hasta que os arrancaron de los brazos el cadáver

ensangrentado de vuestro divino Hijo, tened misericordia de mí y ayudadme a sobrellevar con

cristiana resignación el peso de las cruces que el Señor tenga a bien enviarme, para labrar mi

eterna felicidad en la gloria y vivir en vuestra dulce compañía por todos los siglos. Amén.

Tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar

con la oración final para todos los días.

No se admiten más comentarios